INSCRÍBETEAHORA
¿Tienes alguna duda?
Correr, esa enfermedad que nos sana de otros males

Lina Contreras le corre al Covid. Literalmente. Va de un hospital a otro, de una clínica aquí a otra por allá, en un frenesí propio de quienes trabajan en cuidados intensivos por estos días, que ya suman meses. Como médica epidemióloga, está dedicada en cuerpo, conocimiento y corazón a atender a los pacientes aislados en cuidados intensivos o de “cuidado crítico”, como aclara. Son turnos de 48 horas, sin descanso, en una maratón donde la medalla es la vida misma.

“Pero la parte más dura no es la enfermedad, sino el impacto social que ha generado. No se enferma solo un miembro de la familia, sino a veces dos o tres, como casos en que el papá está en una clínica, la mamá en otra y los hijos corren para uno y otro lado para poderlos cuidar El reto más difícil ha sido sobrellevar el componente emocional de todo esto”.

¿Y cómo lo hace? Entrenando a las 4:30 de la mañana o al terminar el turno o en un espacio de escape del trabajo. En su casa, sobre su trotadora trata de dejar atrás el estrés y la carga emocional que también acompaña a los doctores, de los cuales muchos se han enfermado, como ella, y otros inclusive han muerto.

Lina está en el frente de batalla contra esta pandemia, ahí en primera fila, todos los días en la línea de partida, sin poder mirar atrás, sin un respiro. ¿Pero hablar de correr con una mujer que quiere ganarle la carrera a la pandemia? ¿Qué puede significar el running en semejante contexto?

“A mí me ha afectado muchísimo. Las horas laborales cambiaron y aumentaron. Aunque uno no crea, el simple hecho de cambiar las actividades de entrar y salir de la clínica, afecta. Siempre como doctores estamos atentos, pero ahora más pues los protocolos de ingreso y salida conllevan estrés –ponerse gafas, vestidos, tapabocas, máscaras, lávese las manos mil veces, no toque… -. La rutina que tenía cambió y me tocó crear una nueva, de mayor alerta, lo que genera desgaste mental, físico y emocional.

Por eso llegar hoy a mi casa, un lugar más tranquilo y pensar que voy a correr es desconectarme de ese panorama. No es fácil vivir entre tragedias, ver morir a los pacientes, inclusive de la edad de uno, a pesar de haber hecho todo lo posible atendiendo nuestra vocación. Esto tiene un impacto emocional muy fuerte”.

Adora correr afuera, en el parque, en medio de la naturaleza o por las calles que ha visto tantas veces llenas y durante estos seis meses vio desoladas. Pero la doctora Lina sabe mejor que nadie que en la trotadora tiene su vehículo de escape de la dura rutina, además de que la obliga a poner el foco en el autocuidado, una receta probada para manejar el estrés que los médicos y doctoras predican, pero...

“Me gusta correr, disfruto correr, me apasiona correr y estoy en un proceso de aprendizaje. He tenido la oportunidad de contar con personas que me ayudan a pulir como corro”. Y es igual de dedicada y seria a la hora de correr que a la de estudiar sus varios postgrados. Tiene fama de ser muy pila y de hacer las cosas con rigor y método. Corre desde los 14 años, cuando empezó con distancias cortas e inclusive llegó a la Liga de Atletismo de Bogotá. Los 100 y 200 metros planos fueron la tarea diaria durante el colegio. En los años de universidad siguió haciendo deporte, pero el paso hacia las carreras más largas lo dio durante el rural, que pasó en Guaduas, Cundinamarca, donde poco tenía de entretención y para mantenerse activa empezó a correr.

Y se lo tomó en serio: de Guaduas a Villeta, 35 kilómetros ida y vuelta, y así “me empezó a gustar más esto. Al principio era muy difícil para mi hacer una larga distancia, no estaba acostumbrada, pero progresivamente fui haciéndolo”.

Tomarse el pulso

En 2017 decidió correr su primera carrera y eligió el Run Tour de Avianca para probarse: “Cambié un turno, para poderla correr, con la determinación de ver cómo me iba tras el entrenamiento y el trabajo que había invertido. La hice y en esos 10 kilómetros me gasté ¡UNA-HORA-CUARENTA! Todo el mundo me pasaba, veía señoras muy señoras que corrían a mi lado y yo no podía... me tocaba parar y parar… Fue una experiencia que me impactó porque me di cuenta que tenía una edad para disfrutar muchas cosas sin hacerlo, mientras que personas con más edad que yo sí lo hacían y mejor. Eso fue lo que más me motivó y así empecé”. Y arrancó a preparar la siguiente carrera.

Lina ahora corre maratones (Chicago, Lima, Tokio ya están en sus logros), ha hecho triatlones cortos, aprendió a nadar bien y para ella el principal reto ha sido coordinar turnos clínicos, trabajo y familia. ¿Cómo hacer para sacarle el tiempo a correr de manera sana, es decir, sin sentirse culpable o arrastrar las angustias cotidianas? ¿Cómo hace esta mujer que, además, toma clases de música? ¿Y cómo sostiene, contra viento, Covid y marea ese espacio propio?

“Correr me ha regalado muchas cosas que no quiero perder ni volver a invertir mi tiempo personal en temas laborales. Decidí tomarme un espacio que sea solo para correr, ya sea por salud, metas deportivas o por tener un espacio propio, que toda persona debe tener. Eso es lo más importante. Es un regalo que uno mismo se da”.

Y de la mano llega la disciplina, porque nada se da gratis. “Hay días en que sé que tengo que trabajar 48 horas y que no podré entrenar, entonces me levanto a las cuatro de la mañana, entreno lo que tengo que hacer y luego continuo con el resto de mi día. Es un compromiso conmigo misma, fue mi decisión correr, regalarme ese espacio y lo voy a hacer independientemente de la hora, porque a veces llego de trabajar y entreno a las ocho o nueve de la noche. Es mi espacio y entrenar, al final, siempre me muestra que me hacía falta y que me hace bien”.

Receta médica
  1. La salud, un ejercicio diario: “Estos meses que he tenido que entrenar obligatoriamente dentro de la casa, por tiempo o cuidado, me han dejado la reflexión de cómo no aproveché antes el espacio donde estaba corriendo; eso me impactó mucho la primera vez que salí a correr a la calle. Me alegró ver gente a mi alrededor, todos procurando una normalidad. Y eso no quita cierta presión por la realidad que vivimos, que como médicos nos pega más porque cuidar nuestra propia salud es parte de las actividades que tenemos que hacer”.
  2. El médico en casa: “¿Qué le he aprendido al Covid? Que tenemos que cuidar nuestro cuerpo, que tenemos que tomar decisiones reales de lo que queremos hacer con nuestros cuerpos, ser responsables. Los pacientes que no tienen buenos hábitos alimenticios (comen mucha comida chatarra, fritos, dulces) o de deporte o actividad física son los que más han sufrido; gente joven, porque no hay una edad límite. Si no buscamos un bienestar propio nos va a afectar”.
  3. Hacer terapia: “Correr me alivia, me desconecta. Cuando salgo a correr hay como un grito interno porque sé que en ese rato no estoy viendo a alguien mal ni a nadie sufrir, no tengo que preocuparme por saber qué le voy a decir a una familia. Como médicos nos enfrentamos diariamente a malas noticias, pero el espacio del deporte me libera, soy más ligera, puedo pensar en otras cosas”.
  4. El jarabe: “Dejarse asesorar por alguien experto es importante a la hora de correr o empezar un deporte o rutina de ejercicio. Hay muchas cosas que yo misma no hago y sé que son clave: duermo muy poco, caliento poco y estiro poco. Lo que quiero es correr y el tiempo a veces no me alcanza sino para eso. Lo clave, comer sanamente; el fortalecimiento muscular es vital, la base de todo y eso no nos lo podemos saltar”.
  5. Horas de sueño: “Tener sueños de carreras a las que quiero ir y armar proyectos con otros corredores es saludable. Y mi sueño, a largo plazo, es poder calificar a la maratón de Boston. Entrené mucho este año porque la calificación la iba a hacer en septiembre pasado, buscando un tiempo inferior a 3:30:00”.
  6. Pida turno: “Mis compañeros saben que corro y muchas veces les pido que me cambien el turno para poder participar en las carreras. Y me apoyan”.
  7. Efectos secundarios: “Hay compañeros que lo ven a uno en estas y se antojan. Luego me cuentan que corrieron un kilómetro… y ahí van, de a poquitos. Yo los motivo, les cuento, porque me divierto y me gusta. Hay muchos que les da miedo, que no se creen capaces, pero pueden y no es motivo para quedarse encerrados, menos aún con nuestro estilo de vida y horarios, que pueden ir hasta 72 horas de trabajo.

En 2016 trabajaba siete días a la semana y llevaba tres años a ese ritmo y rutina. Me detuve a pensar qué era lo que estaba haciendo con mi vida, reducida entonces a estudiar o trabajar. Desempolvé la caminadora que tenía en la casa y empecé a entrenar. Correr me obligó a buscar espacios, a buscar destinos nuevos. Es una gran motivación, me da la satisfacción de esforzarme por algo que quiero, ya sea una nueva distancia, una medalla, por mi salud, porque quiero poder llegar a los 80 años corriendo”.

Y porque, como dice el dicho, en cuerpo sano, mente sana y una mente sana sabe la importancia de cuidar el cuerpo. Si no me creen, consúltenle a Lina.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 

$54,900

IVA INCLUIDO
 

$124,900

IVA INCLUIDO
 

$62,990

IVA INCLUIDO
BOGOTÁ Y MEDELÍN: Los tiempos de despacho podrían variar durante el periodo de aislamiento obligatorio decretado por la Presidencia de la República de Colombia, Mayor información +57 320 4381364 (vía telefónica o vía WhatsApp).
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Por temporada de aislamiento obligatorio, te recomendamos que realices tu compra para envío a tu domicilio.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al +57 320 4381364 (vía telefónica o vía WhatsApp) y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com