PREVENTAINSCRIPCIONES
¿Tienes alguna duda?
LOS SHORTS, UN CUENTO LARGO

La moda en el running es como el baile: hay a quienes les gusta pegado y otras que lo prefieren más suelto. Yo combino el ritmo de carrera: arriba camiseta o esqueleto suelto, pero de la cintura para abajo, bien apretadito todo.

Esto que digo no es nuevo, lo novedoso hoy en día son los materiales de la ropa deportiva, las fibras y el tipo de tejido que soporta y a la vez permite que la prenda “respire”, algunas inclusive incluyen fibras de metales para control de olores. Es un universo donde la competencia es feroz y cada marca se pelea el podio año a año.


La historia corta

Lo de los shorts tampoco es novedad: en la década de los 30 del siglo pasado hubo un ímpetu por hacer ejercicio, tener un cuerpo saludable y en forma. Entonces, niños y niñas, jóvenes y adultos, hombre y mujeres adoptaron los shorts o “cortos” de satín que usaban los boxeadores de la época para salir, los hombres con esqueleto y las mujeres con camisas sueltas, a hacer ejercicio, porque el universo de los gimnasios era solo para boxeadores y pesistas. Nadie pensaba que fuera sano encerrarse a hacer ejercicio pudiendo salir a los parques y playas. A finales de los años 50, pasada la Segunda Guerra, aparecieron las primeras máquinas para hacer ejercicios bajo techo, digamos que las abuelitas de las remadoras y elípticas de hoy. Nuevamente hubo otro boom del fitness y la moda para el gimnasio empezó a tomar vuelo, a recortar el largo de los shorts y pegarlos al cuerpo, todo con tendencia a forrar a la persona. En la década de los 60 empezó realmente el afán de mujeres y hombres por lucir tonificados y la preocupación por la pinta para lucir en el gimnasio.

¿Pero qué pasaba con el running? Bueno, da pena decirlo, pero hasta los años 70 era cuestionado que una mujer corriera y estaba prohibido que compitiera en carreras de cualquier distancia bajo el supuesto - equivocado y machista- de que era muy fuerte para su frágil cuerpo o se le descolgarían las tripitas y el útero, entre otras cosas. Hoy, los récords mundiales de ultramaratón los tienen… adivinen quiénes…

La primera mujer en correr la maratón de Boston, colada y sacada a empujones de la vía por un juez de ruta, fue Katherine Switzer, en 1967, y corrió con los pantalones de la sudadera de su novio. Solo fue hasta 1984, diez y siete años después del “atrevimiento” de Switzer, que a las mujeres se les permitió competir en la prueba reina de las Olimpiadas: la maratón (Los Ángeles, 1984; miren esta historia inspiradora de la corredora que no ganó pero fue la gran triunfadora y es un hito del atletismo: https://www.youtube.com/watch?v=lBasZWjd92k).


Y sigue el cuento: en los setenta la sudadera se tomó las calles y pistas del planeta running. Eso sí, unisex (una forma de vendernos a las mujeres los patrones de confección para hombres), con lo cual las particularidades del cuerpo femenino, las proporciones entre cintura, cadera y piernas debían ser acomodadas o embutidas en un corte recto para hombres.

Los ochentas se quedaron en shorts de tela, con ese corte lateral famoso, ojalá de tiro bien corto y la melena bien larga y esponjosa, con una banda elástica, como de toalla sobre la frente. Es la época en que nacen las carreras solo para mujeres y el running empieza a ser parte de la cotidianidad de miles, además de ser una moda. Llegó para quedarse.

Y es solo hasta los 90 cuando las pantalonetas, shorts y leggings de elastano (lo mismo que Spandex o Lycra) hacen su entrada triunfal y la moda, pero en especial el universo de las prendas deportivas, da un salto cuántico. Hoy, además de fibras con una tecnología de resistencia y a la vez flexibilidad, la ropa para correr marca el paso en el desarrollo de tejidos y tecnologías incluso con la capacidad de conectar la prenda con el reloj monitor para dar durante y después de cada trote o competencia las estadísticas de la persona que corre: hidratación, frecuencia cardiaca, carga muscular, tiempo de recuperación, oxigenación de la sangre y más. Nada de esto es ya ciencia ficción.


¿Cómo elegir los shorts?

Aquí volvemos al principio del baile. Mi grupo de amigas corredoras, que tienen mejor paso que yo para todo –trote y bailes- coincide en que para las carreras prefieren los shorts sueltos, de tela y con lycra por debajo o los clásicos shorts de los corredores, un poquito más cortos pues les facilitan el movimiento. Yo prefiero correr con los que llaman crop o capris, que van más abajo de la rodilla, y con frío, leggings. Es importante hacer otra diferencia: muchas personas tienen una vestimenta para entrenar, que pueden ser shorts de Lycra, pegados partiendo del medio muslo o un poco más arriba, y otra para las carreras. Es cosa de mañas y comodidad. Sea cual sea, los shorts deben tener bolsillos que permitan acomodar y asegurar el celular, incluir algo de plata y unas llaves o pañuelos.

Lo otro a tener en cuenta es la temperatura en la que se corre, aunque hoy en día más que pegados al cuerpo o sueltos, la clave está en que los materiales expulsen el sudor, permitan la transpiración y se sequen rápido, por eso los de algodón puro no se recomiendan: entrapan y no expulsan el sudor. Aunque pareciera extraño, los short pegados, de buen material, pueden ser muy frescos y sostener mejor las piernas.

Y aquí el punto final y crucial: el tamaño de las piernas. No todas fuimos hechas iguales, afortunadamente. Las de piernas flacas, poco torneadas, prefieren los shorts, dicen que les lucen más y no las adelgaza más visualmente.

En cambio, aquellas mujeres que tienen muslos grandes que se rozan, consideran fundamental comprar unos shorts que cubran la piel, que no se suban o recojan con el movimiento. Eso evita una de las lesiones más frecuentes en las corredoras; la piel quemada e irritada por el sudor y el contacto entre las piernas. Un short pegado al cuerpo a medio muslo es el ideal en esos casos y para evitar problemas a mitad de camino.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 

$124,900

IVA INCLUIDO
 

$54,990

IVA INCLUIDO
 

$62,990

IVA INCLUIDO
BOGOTÁ Y MEDELÍN: Los tiempos de despacho podrían variar durante el periodo de aislamiento obligatorio decretado por la Presidencia de la República de Colombia, Mayor información +57 320 4381364 (vía telefónica o vía WhatsApp).
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Por temporada de aislamiento obligatorio, te recomendamos que realices tu compra para envío a tu domicilio.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al +57 320 4381364 (vía telefónica o vía WhatsApp) y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com