¿Tienes alguna duda?
CORRER, SIEMPRE UN VIAJE

En mi maleta de viaje nunca falta un par de tenis para correr. Escribo esto desde San Vicente del Caguán, a donde vine de trabajo.

A las seis de la mañana, como hago siempre que salgo de Bogotá a alguna ciudad o pueblo nuestro e incluso si viajo fuera del país., me tomé un tinto en una esquina de esta ciudad del departamento de Caquetá y aproveché para hablar con el paisano que me ofreció café mientras armaba arepas. Ya con el tinto a cuestas, me fui a correr.

A mi gusto, nada mejor para conocer un lugar que re-correrlo. La forma como miro las calles, entiendo el terreno en sus exigencias, miro el paisaje o las casas y el despertar del lugar me permite recoger al paso un sentir, color u olor que en carro o pasando en un bus jamás logramos captar igual. Oír a los pájaros y luego ver, a eso de las 7, la forma como la gente va abriendo el día, barriendo y limpiando la acera parecería igual en todas partes, pero cada pueblo tiene su propio estilo. Sigo mi ruta desconocida… A dos cuadras del hotel, una talabartería donde hacen sillas de montar y aperos preciosos. A una cuadra, a mano izquierda, un puente colgante sobre el río Caquetá. La ruta se abre con el día.

Hoy me fui a darle la vuelta la ciudad y a aprovechar sus lomas para exigirme con subidas cortas pero muy empinadas. Conocí los tres parques que tiene San Vicente y fui a la plaza de mercado, otro paso obligado que siempre doy y recomiendo porque allí veo a la gente con sus productos, puedo apreciar la riqueza de su tierra, conocer un poco más del lugar. Y conversar al regreso, desayunar.

Hay ciudades ideales para correr, una de ellas es Washington, no solo por los monumentos y el trazado de sus calles, sino por los andenes, porque para los corredores los andenes y la inclinación del terreno se convierten en memoria, en un punto de atención, de recuerdo y regreso siempre. Muchos de los de San Vicente están en obra, como parte de la ciudad, que en medio de la amazonia procura un mejor espacio público.

Seguramente, si corren en zonas más quebradas, todas ya saben calcular con la mirada lo que les viene pierna arriba si van a remontar al trote esa loma o montaña. Como pasa aquí en San Vicente, que es una ciudad entre lomitas empinadas, tres plazas, un cementerio que bordea la montaña y tiene la mejor vista posible. Sucede igual en muchos otros pueblos de Colombia, donde los muertos tienen un horizonte infinito por delante. Recomiendo, si van a Barichara, correr por las calles empedradas y subir hasta el cementerio, uno de los más bonitos del país, junto con el de Mompox, tal vez.

Pero, bueno, de regreso a cosas más terrenales. Correr es la forma más económica de conocer una ciudad a nuestro ritmo. De mañana, descubrimos la cafetería deliciosa, esa panadería que nos llama con su olor, miramos sin tanta gente, tráfico o bullicio la verdadera ciudad y así trazamos un mapa en la mente que luego nos orienta para hacer otros recorridos durante el día. Ya tenemos puntos de referencia y si vamos por varios días, la ruta se hace más familiar.

Lo otro maravilloso de correr en otras ciudades, especialmente si no las conocemos, es que no tenemos un mapa fijo, un recorrido habitual y eso da una gran sensación de libertad, de descubrimiento que a veces olvidamos asumir en nuestra propia ciudad y nos limitamos a recorridos siempre muy similares. Por eso es una delicia correr en otras ciudades, porque todas tienen la capacidad de sorprendernos y la gente siempre está dispuesta a dar indicaciones.

Otra ciudad en la que me gusta correr es Medellín, con sus calles y transversales demandantes y la belleza de la vegetación por todos lados. Tomar la Avenida Ingenieros, pasar por el Museo de Arte Moderno o ir hasta el Jardín Botánico es también una maravilla que permite bajarse de las lomas, conocer otras calles y oficios. Correr por el parque al lado del aeropuerto Olaya Herrera o por el centro de la ciudad, mirando sin apuro, es un descanso en medio del trote.

Correr por ciudades diferentes es una ruta a la curiosidad. Mis recomendaciones cuando no conocen el lugar o no dominan el idioma:

  • Antes de ir al lugar, busque puntos emblemáticos y desde el hotel o punto de quedada; tracen una primera ruta mental. Eso permite tener un eje de referencia inicial, para poder regresar.
  • En el hotel pregunten cómo ir hasta la plaza principal, el mercado, algún parque famoso, cómo tomar la ronda del río (como pasa con el Sinú en Sincelejo, o el Guayas, en Guayaquil, dos ciudades con malecón, como Buenos Aires, otro buen trotadero) o por dónde subir hasta algún famoso mirador.
  • Lleven dinero suficiente para tomar un taxi de regreso, si se pierden, y la dirección del lugar donde están alojadas. Y algo de plata para comprar agua, si se entusiasman y se van de paseo.
  • Cumplido ese primer tramo de reconocimiento, déjense llevar por sus propios pies. Disfruten la ciudad, el camino.
  • Si llevan celular, las fotos al trote siempre son un gusto. Berlín, otra ciudad maravillosa para correr, tiene el encanto de edificios, monumentos y parques que temprano lucen mejor, como renovados y vale la foto al paso.
  • Si no hay mucho dónde correr, pregunten por el parque principal. En casi todas las grandes ciudades hay uno y casi siempre hay corredores. Central Park (NY), el Parque Simón Bolívar (Bogotá), el Parque del Este o del Oeste (Caracas), el Chapultepec (México DF), Hyde Park (Londres), Palermo (Buenos Aires), El Retiro (Madrid) son lugares donde muchas runners madrugan a correr. O van en la tarde, para cerrar el día.
  • En las ciudades que no conocen, no lleven audífonos y fíjense bien en el sentido de las calles, los semáforos, las señales que a veces no son tan visibles ni el sentido de las calles corresponde siempre a lo que suponemos. Estén alertas.
  • En las ciudades caribeñas o de tierra caliente troten del lado de la sombra de la calle.
  • Cuando vean una zona que parece maluca, eviten pasar; atiendan su intuición. Pregunten siempre a los locales -el señor de la farmacia, la señora que está barriendo, el policía- si esa ruta es aconsejable, si seguir por esa calle es seguro. La gente siempre nos da una respuesta clara.
  • Siempre me tomo una foto de recuerdo: con los pies al borde de una tapa de alcantarilla local, como certificado de que allí estuve, en ese pueblo o ciudad, que la recorrí con gusto, agradecida por esas cuadras o kilómetros de felicidad.
COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 

$54,900

IVA INCLUIDO
 

$119,900

IVA INCLUIDO
 

$62,990

IVA INCLUIDO

BOGOTÁ Y MEDELÍN: Los tiempos de despacho podrían variar durante el periodo de aislamiento obligatorio decretado por la Presidencia de la República de Colombia, Mayor información +57 320 4381364 (vía telefónica o vía WhatsApp).
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Por temporada de aislamiento obligatorio, te recomendamos que realices tu compra para envío a tu domicilio.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al +57 320 4381364 (vía telefónica o vía WhatsApp) y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com