INSCRÍBETE AQUÍ
INSCRÍBETEAQUÍ
¿Tienes alguna duda?
Miedos para salir corriendo

Hay carreras a las que uno les coge cariño. Otras a las que teme. Hoy me voy por la que me da miedo, a ver si nombrándola la espanto, porque nada más potente que decir bien fuerte ese temor guardado y pronunciarlo para conjurarlo, porque todas tenemos al menos uno y si se nos acaba, nos inventamos otro.

Temores muy comunes, por ejemplo: me da miedo correr sola, le tengo pavor a no dar la talla (de camiseta o de velocidad) de mis coequiperas, me da pena preguntarle otra vez al entrenador, temo lesionarme y no poder correr más, me siento insegura cuando pienso qué pasa si no llego a la meta, estoy muy vieja (o muy gorda o muy flaca o muy desentrenada o muy cansada o muy ocupada o muy sin tiempo) para meterme en eso… y un chorrero de dudas que más que metódicas, de esas necesarias porque nos ayudan a pensar y buscar soluciones, se convierten en saboteadoras.

Pues aquí va mi cuota: le tengo miedito a la Media Maratón de Bogotá. La he corrido muchas veces, pero nunca me ha ido bien. Entonces, entro en retro, con pensamientos que frenan. Es una cosa maluca, de esas relaciones amor-odio porque me encanta correr por esta ciudad y la energía de esos 21k, pero me espanta el trazado, que ya me lo sé.

¿Qué hacer? Inscrita estoy y ahora lo que hago es entrenar muy juiciosa, que es la única salida real para esta encrucijada del alma, recomendación en la que coinciden todos los entrenadores y páginas web y libros de autoayuda. Hay que llegar preparada al examen porque da una seguridad que, aunque no calme la ansiedad del momento, es un pie en tierra para dar el primer paso estando ya en el punto de partida.

Lidiar con las inseguridades o los temores, que son válidos y respetables para todas las personas, nunca es un tema de burla o descalificación. También tiene su reto. De formas muy sutiles y sencillas, correr nos permite ver de qué estamos hechas, la manera como nos juzgamos y saboteamos, pero también nos fortalece y empodera cuando la logramos; nos sentimos y percibimos de forma maravillosa, nos celebramos y reconocemos positivamente: ¡wow, la logré!

Remedios caseros: los temores más frecuentes para los casi tres millones de corredores que diariamente procuran patear el mundo son iguales o muy similares a los que tenemos nosotras dándole la vuelta al parque o mirando fijamente los tenis, indecisas de salir a correr. Aquí están:

Muy lenta para correr en grupo – Un kilómetro es un kilómetro, lo corra a 4 minutos o a 7 minutos. El esfuerzo es similar; la determinación, también. Piense en la satisfacción que sentirá al correr ese kilómetro o muchos más a su ritmo y poderlo conversar después con sus coequiperos. También es bueno correr con gente que avanza más rápido porque nos obliga a salir de cierta zona cómoda cuando juramos que queremos mejorar el paso y rendimiento, pero poco hacemos por lograrlo.

Además, la verdad es que los demás no están pendientes de qué tan rápido corremos. En cambio, los nuevos amigos que encontramos por el camino, la solidaridad, son alicientes para correr mejor. Y recuerde: en todo caso, por lento que vaya, así camine y trote al principio, está avanzando mucho más rápido a favor de su salud y bienestar que l@s que se quedan sentados comentando.

El “yo no corro ni un kilómetro” - ¿Y cuál es el problema? Pues hace lo que llamo el “cami-trote”, unos pasitos caminando y otros, trotando o corriendo. Se fija metas cortas, como correr hasta la esquina o medir cuánto se demora en un circuito y a la siguiente vuelta, con ese tiempo en mano, le mete más ánimo para reducir los minutos que le toma. La clave, si quiere correr, es ir cambiando la proporción del tiempo o distancia que invierte en caminar para darle más campo y tiempo a correr. Caminar no está mal visto entre runners: hace parte de uno de los entrenamientos más tesos, como es el de intervalos. Los ultramaratonistas y los corredores de trail también caminan. ¿Entonces? Tal vez lo que le falta es entrenar la mente, tema aparte para otra entrada a este “corre corre”.

No puedo romper mi récord: en materia de carreras, especialmente para las que ya tienen un punto de comparación en el tablero del reloj, uno de los miedos es no poderle bajar unos segundos o minutos al récord personal (RP). Ese temor, paradójicamente, frena el desempeño y hay que espantarlo ligerito a punta de entrenamiento físico y mental.

Pero también sucede que muchas, por un mal tiempo en una carrera, se declaran derrotadas de por vida. Se miden con un rasero de hierro que, si fuera una amiga o hermana la del mal suceso, aplicarían con cuidado y cariño: “Noooo, cómo así que no puedes bajarle a tu tiempo. En la próxima, mejoras. Fue un mal día, porque tu corres súper bien” o algo así. Ah… pero si se trata de darnos palo, ¡ahí estamos de primeras!

Si les pasa, recuerden esta historia de la vida real: Meb Keflezighi, maratonista élite, medallista Olímpico y campeón de la maratón de Boston, estaba corriendo la maratón de Nueva York (2013), donde iba a mejorar su RP. Pero no fue su día, perdió el ritmo, no le daba el cuerpo y se colgó un poco. No desistió y decidió celebrar de otra manera: siguió corriendo más suave, a la espera del primer aficionado en el horizonte. Dejó que lo alcanzara y se le puso al lado para ayudarlo el resto del camino y pensando en que así el amateur mejoraría su récord personal. Y claro, con semejante liebre o pacer al lado marcándole el paso, lo logró. Eso sí es ser un campeón.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 

$119,900

IVA INCLUIDO
 

$54,900

IVA INCLUIDO
 

$94,900

IVA INCLUIDO
 

$74,900

IVA INCLUIDO

BOGOTÁ: Entrega en 24 horas Aplica únicamente para compras desde $90.000 realizadas de lunes a jueves (no festivos) Que no hayan aplicado a promociones o descuentos adicionales. Mayor información 2107622 ext 109.
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Una vez recibas la confirmación de tu pedido puedes comunicarte al 210 76 22 ext 109 para confirmar los horarios de entrega.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al (1) 2107622 Ext. 101 y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com