INSCRÍBETE AQUÍ
INSCRÍBETEAQUÍ
¿Tienes alguna duda?
La meta más dura del año

La meta más difícil del año es pasar el mes de diciembre. Entrenar y correr una maratón, medírsele a una media maratón, correr 10k tres veces a la semana y rematar el domingo con un fondo de más de 15 kilómetros no es nada. ¿Una ultramaraton? Papitas fritas, pan comido, puro paseo. ¿El fin de año? ¡Esa sí es una prueba difícil de superar!

El arranque de año, con los buenos propósitos, la estrenada de modelito, esos tenis divinos, ese ánimo renovado parece más fácil los primeros quince días de enero que lo que se logra la última quincena de diciembre. No solo se va con los pastorcitos tanta dedicación, sino que la vida toda se hace redondita como esos buñuelos miniatura que a partir del 16 y hasta el 31 amenazan con dejar en ceros el entrenamiento.

Sí, diciembre puede ser la peor época del año para la mayoría de los corredores por esa bendita culpa, ese tonto vivir entre el diablito que nos habla de pecar y el angelito, ahora dedicado al canto de villancicos, nos ha abandonado por el camino, no aparece ni por las esquinas para indicarnos el camino el bien. Nada más peligroso para un runner que la llegada del Niño Dios.

¿Qué hacer? Primero, relax. Se vale tener vacaciones inclusive de trotar. Hay muchas alternativas para permanecer activas, ganar estado físico de otra forma y darle un respiro al cuerpo (el hígado hace parte del cuerpo, favor recordar). Por eso, no dejen para el 1 de enero lo que pueden hacer hoy y sin tantas promesas, que de esas está empedrado el camino al infierno de la báscula, a la pesadez en las piernas, a los achaques al dejar de correr o hacer ejercicio toda una quincena o más.

Si está de vacaciones al lado del mar o con una piscina a mano, nadar puede ser una de las mejores opciones para mantenerse en forma, hacer un trabajo de cardio exigente sin el impacto de correr. Una rutina sencilla, con 10 minutos de calentamiento y luego nadar series de 200 metros, un pequeño descanso y repetir hasta completar al menos una hora de trabajo es una buena alternativa. Y correr en la piscina (aqua jogging) es la otra actividad muy recomendada, aunque requiere un cinturón o chaleco para flotar y poder simular la zancada de un lado al otro de la zona profunda de la piscina o en un punto del mar donde no alcance a hacer pie. Aquí la gracia es tratar de hacer una rutina de entrenamiento, con tiempo de calentamiento y de velocidad, pero en el agua.


Entrenar sin correr

Caminar de forma vigorosa (no como si estuviera vitrineando, sino como si fuera tarde a una cita), ojalá en un terreno con desnivel o por la montaña es otra forma de fortalecer las piernas, ganar resistencia y evitar el impacto de correr. A falta de montañas buenas son las escaleras, así que incorpórelas a las vacaciones. Se trata de hacer actividades diarias, sencillas y divertidas que le permitan moverse y mantener el ritmo de entrenamiento que traía.

Si le da flojera hacer deporte cuando está de paseo pero no quiere empezar el año colgada de entrenamiento, otra clásica es montar en bicicleta pues no solo fortalece las piernas, sino que le ayuda a mantener la capacidad aeróbica y contribuye al cardio. Arme unos buenos paseos en bicicleta, salga ahora que el clima está bueno, antes de que llegue la prometida Niña, lo inunde todo y nos obligue a entrenar bajo techo, en la mortificante banda de trotar.

Es difícil esta temporada y llegar a la meta del 31 de manera activa merece doble medalla, y corona de olivo si el 6 de enero ve pasar a los Reyes Magos mientras completa los 10k de rigor. A mí me encanta esta época para correr porque normalmente me quedo en Bogotá - que se desocupa-, el clima casi siempre es bueno y hay espacio y tiempo para hacer deporte. Disminuye la polución de todo tipo, otra ventaja del fin de año en esta ciudad.

Yo prefiero no hacer promesas de 1 de enero, al menos no de deporte, y más bien aprovechar estos días para correr de manera más descomplicada, más aún cuando no tengo a la vuelta de enero una carrera, cosa que a muchos corredores sí les marca otro paso, como sucede por cuenta de la Maratón y Media Maratón de Miami, uno de los destinos de running preferidos por los latinoamericanos. Es mejor hacer todos los días un poco de actividad en vez de lanzar todo el trabajo del año por la borda. Tampoco se eche cuentos de que si come en exceso lo baja rapidito después de las ferias y fiestas (a propósito, el bailoteo es otra buena forma de mantener el paso y el peso, así que si está en Cali…), o que capaz de retomar el ritmo en menos de lo que le toma leerse los pronósticos del horóscopo del 2018.


Retos sensatos

El fin de año es tiempo para el balance, también: lo bueno que logró, lo que le gustaría mejorar, su carrera preferida, el lugar donde mejor corre, evaluar si es tiempo de meterse a un equipo para entrenar con más estructura y compañía; celebre cada paso que haya dado en 2017 a favor de su propia vida y salud. Pero también es la época para trazarse nuevas metas, retadoras pero posibles de cumplir: participar en la Carrera de la Mujer 2018 en la versión de 5k o dar el paso a los 10k, e inclusive buscar bajar los tiempos que ya ha hecho en cualquiera de las dos modalidades. ¿Qué tal la Media Maratón de Bogotá, a finales de julio? ¿Algo intermedio como la Run Tour de Avianca, en marzo, hoy con el tiempo perfecto para entrenar y volar en esos 10k (6.2 millas)?

Y si nada de esto le suena y definitivamente no quiere correr ni buscar opciones, no se castigue ni se diga cuentos, que con el de Navidad ya tuvimos por el mes. Prenda las luces de su sensatez: no se atarugue más, mejor coma rico y piense en que sea sano y en proporciones sensatas buena parte del tiempo. Y cuando llegue enero guarde el árbol de navidad y no se ponga de todo encima para camuflar el tutaina: acepte que pasó diciembre con su alegría, recuerde que el año viejo también le dejó unos kilos de sobra y métale ritmo al entrenamiento.

Recuerde que volver al pavimento es duro cuando se deja de lado por muchos días. Entonces, haga como con la tarjeta de crédito a reventar: pague por cuotas y no se cuelgue. Y no olvide que todo nuevo consumo cuesta.

¡Feliz 2018 para todas y muchos kilómetros de buena energía, de tiempo sano para celebrar y compartir!

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 

$119,900

IVA INCLUIDO
 

$54,900

IVA INCLUIDO
 

$94,900

IVA INCLUIDO
 

$74,900

IVA INCLUIDO

BOGOTÁ: Entrega en 24 horas Aplica únicamente para compras desde $90.000 realizadas de lunes a jueves (no festivos) Que no hayan aplicado a promociones o descuentos adicionales. Mayor información 2107622 ext 109.
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Una vez recibas la confirmación de tu pedido puedes comunicarte al 210 76 22 ext 109 para confirmar los horarios de entrega.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al (1) 2107622 Ext. 101 y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com