¿Tienes alguna duda?
Se hace camino al andar

Hay dos comentarios frecuentes que nos hacen a los corredores: “La vi corriendo el otro día, iba por…”; y el otro: “¿Usted por dónde corre?”. Me pasa más lo primero que lo segundo, tal vez porque me gusta correr por diferentes lugares de Bogotá y no pierdo la oportunidad, cuando viajo a otro lugar, para darme una vuelta al trote y conocer mejor la ciudad o el lugar donde esté.

Por sus rutas los conoceréis, podría ser un buena forma de saber un poco más sobre el temperamento de los runners. Empecemos por decir que todos los corredores, tarde o temprano en el día, somos mañosos: es la verdad verdadera.

Hay quienes “hacen la tarea”, por entrenamiento o porque se han fijado un número de kilómetros a la semana, y van siempre al mismo lugar para correr – a mi juicio monótonamente- por el mismo lugar, más o menos en el mismo tiempo, casi con la misma pinta, día tras día, todito lo mismo. Hacen un cambio en los fines de semana, pero normalmente los domingos repiten la misma ruta, con una variación de vez en cuando. Esos son corredores “sobre rieles”, como trenes, de aquí para allá, sin desvíos.

Hay otros a quienes nos encanta pasear y cambiar de decorado, aunque cuando tengo tareas puntuales y entre semana, es mucho más fácil ir al parque más cercano y salir de la vaina. Y me gusta pasear porque veo gente diferente, colecciono arte urbano y voy registrando los cambios en el rostro de la ciudad; me gusta la arquitectura, entonces miro ángulos y tomo fotos. Soy como esos perros que van en el carro y sacan la cabeza por la venta: felices, mirándolo todo, a buen paso pero sin afán.

Mi método es muy sencillo: no me da miedo ni jartera correr sola (excepto cuando hay que hacer largos fondos, de más de 21k en época de entreno para las maratones), lo cual ayuda para aventurarme por diferentes lugares; entonces me pongo un destino, por ejemplo ir hasta un x lugar a registrar un grafiti que vi, o a un parque o a un lugar que hace años no visito. Y a veces voy sin rumbo, por los andenes, por la Ciclovía, trepando calles, sencillo.

Bogotá, como muchas ciudades del país, está llena de parques: los de bolsillo, que así se llaman por lo pequeñitos, se quedan corticos. Mejor buscar los vecinales, un poco más grandes y que permiten un buen espacio para correr: El Virrey, de la 8 con calle 88, bajando hasta la Autopista, con cruces en la 11 y la 15; Parque Nacional, Bicentenario, Parque de Los Novios, que si lo conectan con el Simón Bolívar les da una buena distancia; Los Molinos, que baja desde la carrera 9 con 114 hasta la paralela con Autopista. Luego vienen los zonales, más grandes e ideales para entrenar, y por último los grandes parques (metropolitanos), donde el rey es el Simón Bolívar porque ofrece de todo: un paisajismo que nos reconcilia con Bogotá, pista, baños impecables, fruta y jugo para cerrar la jornada.

Hay muchas otros lugares para correr, como la Ciclovía, de la que me gusta el tramo que arranca en la carrera 7, en cualquier punto a partir de la 116, para bajar por la 26 hasta el monumento de Colón y la reina Isabel; o correr por Ciudad Salitre, Niza, Nicolás de Federmán y la Alhambra, cuidando los cruces. La Boyacá entre 127 y 170, perfecta. El Tunal es otro maravilloso lugar para correr, con panaderías vecinas que son medio tortura y medio inspiración.

En Medellín, las Transversales, sin duda, son mis favoritas, aunque ir por la 48 o la Avenida El Poblado, correr por el Jardín Botánico y Explora, es una delicia; subir por Los Balsos, un reto. En Cartagena, entre Las Américas y El Laguito, por el Malecón de Crespo, ya hay un buen trecho para correr y regresar por Castillogrande, pasando por el Corralito pues bien temprano permite disfrutar la ciudad colonial con otra perspectiva. En Montería, la Ronda del Sinú, con desvío hasta la catedral para retomar la ruta, es una maravilla de paseo; en Cali, ir a ver a Las Gatas es obligado, y se puede correr por esa zona; Popayán es otra joya para runners. Y, claro, lo que hay que preguntar es por dónde no correr. De resto, todas las ciudades tienen rutas buenas.

Veamos: suban a sus cuentas de Facebook e Instagram fotos con sus rutas favoritas; hagamos entre todas un mapa de Colombia para compartir en @carreramujercol y con el #carreramujercol. Den la dirección, la zona de la ciudad, y si ya hay un grupo de corredoras al que más mujeres se puedan unir.

Aunque suene desafiante y absurdo, es importante dar un paso adelante porque la calle también es nuestra. Lo digo porque muchas mujeres se sienten inseguras corriendo solas. Perfecto, ¡entonces hagan parche! Yo tengo una hermana con quien adoro correr, pero también hago parte de @GoodwillRunners y allí nos acompañamos y echamos rulo en los kilómetros suaves. Tener amigos o un equipo con el cual compartir es realmente una delicia, da ánimo, crea camaradería. También se vale correr solas, por lo cual es bueno tener identificadas las zonas donde madrugan otros a correr, así entre todos nos vamos cuidando, saludando, creando una red solidaria.

Aquí tengo una recomendación importante antes de coger camino: no hace falta tener un mega reloj para poder medir la distancia con GPS: entren al computador, a Google Maps y midan la ruta, que es un plan perfecto para la tarde o noche anterior porque permite visualizar lo que vamos a hacer, por dónde, cuántos kilómetros suma ese paseo, puntos de referencia. Pueden bajar el recorrido al celular o simplemente tomarle una foto mental. Recomiendo, si van solas, que le cuenten a la familia o amigos por dónde van a correr; lleven plata, hidratación y toda la buena energía, que es siempre la mejor vía a la felicidad cuando salimos a correr.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 

$119,900

IVA INCLUIDO
 

$54,900

IVA INCLUIDO
 

$94,900

IVA INCLUIDO
 

$74,900

IVA INCLUIDO

BOGOTÁ: Entrega en 24 horas Aplica únicamente para compras desde $90.000 realizadas de lunes a jueves (no festivos) Que no hayan aplicado a promociones o descuentos adicionales. Mayor información 2107622 ext 109.
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Una vez recibas la confirmación de tu pedido puedes comunicarte al 210 76 22 ext 109 para confirmar los horarios de entrega.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al (1) 2107622 Ext. 101 y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com