¿Tienes alguna duda?
LA TROTITUSA O RUNNING BLUES

Es una enfermedad descrita, pero no por los médicos, a menos que sean maratonistas. Es un mal difícil de evitar porque cada corredor se lo busca con disciplina y hasta desespero.

Qué se sabe: que su incubación y el rápido desarrollo de síntomas empieza tan pronto cruzamos el arco de llegada de la carrera; que a l@s novat@s l@s ataca más, pero especialmente cuando van por ahí muy orgullosas y medio magulladas por cuenta de haberse jugado a fondo en los 10k de la Carrera de la Mujer.

El cuadro clínico siempre es similar: ya tienen la medalla colgada en un lugar visible (se vale chicanear y sin pena), la camiseta amarilla divina brilla al fondo de la lavandería, los tenis están en remojo y cada cual tienen más Likes en Facebook o Instagram que los que recibió Kipchoge tras pisotear la marca mundial en la Maratón de Berlín.

Pero algo no está bien. Se siente un vacío, cierta desorientación, cambios de ánimo, la piquiña de la ansiedad y hasta nostalgia; tremendo desparche. Inclusive a las más recorriditas la vaina las puede alcanzar para tumbarlas y revolcarlas sin misericordia. Eso les pasa por correr, por entrenar semanas y meses, por meterle la ficha, madrugar, comer bien, cuidarse y prepararse con juicio para la carrera. Es el “after-running” que no suena bien ni es una fiesta, todo por culpa de correr con pasión y pasar la meta con esa misma sensación y determinación de Moisés al cruzar el Mar Rojo o Nairo cuando coronó el Mont Ventoux.


LA VAINA SÍ SE COMPONE

Aunque casi nadie se salva, las más veteranas hemos aprendido por el camino a sacarle el cuerpo a esta maluquera existencial: hay que aprovechar los días de recuperación para inscribirse en la siguiente carrera, cosa que aumenta las defensas emocionales, nos traza una nueva meta y nos mantiene en guardia trotadora. El número de carrera –digamos, el 736- no es la cantidad de días que debe echarse a la locha, comer y dormir. Ese paso no llegará a ningún lado.

Recuperación no significa quedarse quietas. Aprovechen un par de días o lo que queda de esta semana para practicar otros deportes; llegó la hora del fortalecimiento, las sesiones de yoga, natación, zumba o TRX; spinning o sus variaciones valen, como todo lo que las haga felices y las mantenga activas. Viernes de guanguancó, merengue, salsa y kizomba también valen. Y ese íntimo, pero necesario ejercicio de reconocer la fortuna de poder correr y todo lo que han aprendido de sí mismas por el camino.

También aprovechen estos días para recuperar ese tiempo invertido en entrenar pero perdido con sus seres queridos. Eso es lo que realmente fortalece a ese gran músculo que es el corazón. Y si no lo tiene, búsquese un soci@ para retomar a ritmo de trote. Nada que ayude y jale más que el compromiso diario, la conversada por el camino y hacer el balance luego de entrenar.

La cura para los running blues o trotitusa que llamo, está al alcance de sus manos (de sus pies también): en la ruta de los corredores colombianos hay varias carreras para lo que queda del año, pero si tienen que elegir solo una para curarse de este mal, les recomiendo la carrera 10k de Unicef, el próximo 28 de octubre, en Bogotá. La fecha no solo da sobrado tiempo de recuperación, sino que está lo suficientemente cerca para aprovechar el impulso que traemos tras entrenar para la Carrera de la Mujer. Si un clavo saca otro clavo, solo una nueva carrera desbanca a la anterior.

Más allá de si quedaron contentas o retadas con el resultado del cronómetro oficial de la Carrera de la Mujer, no pierdan tiempo y métanse a la Unicef. Aquí la clave es continuidad, mantener el foco, el propósito. Y si han visto el bien que les hizo entrenar para la Carrera de la Mujer y los beneficios de tener tiempo propio; si valoran compartir esta afición con miles más y sentirse acompañadas por este camino del running, ¿cómo no dar un poco de ese bienestar a los niños más vulnerables del país corriendo la Unicef? Ganan ellos y ganamos todos los corredores.

Si aún no lo ha hecho (porque no ha logrado soltar la medalla recibida) dese ya la palmadita en la espalda y reconozca su triunfo personal al correr 10 kilómetros, que aunque a muchos pueda parecerles lo mínimo, es realmente una larga distancia para todo corredor. Y a partir de ahí retome donde dejó.

Saque esa camiseta amarilla a pasear, que se vea, porque como dice el dicho; quien de amarillo se viste, a su belleza se atiene. Y nada más bonito que estos meses ya entrenados, los logros que cada una alcanzó y ese sueño de volver a la calle, a levantarse con el sol o estirar el día para ir a correr detrás de más y mejores sueños.


-->
COMPARTE ESTE ARTÍCULO:



BLOGUERA
SOY ADRY GÓMEZ

Mi viaje lo disfruto desde mis pasiones. El diseño, la moda, correr, inspirar, amar, crear, equivocarme, soñar. Valorar lo que soy desde mi diferencia para entender y dar sentido a otros desde la creación de una prenda hasta una marca. Mi vida es una carrera en la que soy libre, enérgica, ligera, en la que me conecto con mi ser y fluyo cómo mi sangre y con ella mi creatividad y mis sueños. Y con los latidos de mi corazón doy vida a nuevas marcas para que juntos lleguemos a la meta. Amo crear y amo correr!!

BLOGUERA
SOY POLY MARTÍNEZ

Tengo ya los suficientes kilómetros en los pies para decir que correr es, ante todo, meditación en movimiento. Soy una corredora común y corriente, periodista y madre de dos. Con los tenis puestos, he logrado llegar a lugares increíbles, conocer ciudades y conquistar montañas. De paso, me ha ayudado a trazar mi propio camino en la vida. Entrenar es lo mío, compartir lo que sé del running y acompañar a otr@s a descubir las delicias de correr. Una maratón al año no hace daño, es mi lema. Mientras tanto, bienvenidas todas las 21k, 15k y 10k posibles.

SIGUENOS EN REDES

COMENTA AQUÍ

NOVEDADES

 
 

$39,900

IVA INCLUIDO
 

$49,900

IVA INCLUIDO
 

$49,900

IVA INCLUIDO
 

$39,900

IVA INCLUIDO

BOGOTÁ: Entrega en 24 horas Aplica únicamente para compras desde $90.000 realizadas de lunes a jueves (no festivos) Que no hayan aplicado a promociones o descuentos adicionales. Mayor información 2107622 ext 109.
ENTREGA EN PUNTO DE VENTA: Una vez recibas la confirmación de tu pedido puedes comunicarte al 210 76 22 ext 109 para confirmar los horarios de entrega.
¿Tienes dudas sobre el proceso de compra?, llámanos al (1) 2107622 Ext. 101 y te asesoramos (L-V 9am a 6pm).
O escribe a: acliente@tiendacarreradelamujercolombia.com